jueves, 25 de agosto de 2016

Las llamas de la llanura.



-Ahí está, es tuya!- me dijo la llama blanca.
-¡Si, por fin!-  embisto a la mujer que Intenta disimular. No resiste mucho la presión y  empieza a caminar algo nerviosa entre los pinos y el gran ombú.
 La cercamos.
 La señora de gafas negras y gorrito deportivo que pasea por el  parque de la estancia  lujosa, perdió la compostura y ahora grita desaforada: “Jerry, Jerry”
El tal Jerry la escucha sentado sobre el césped,  intenta pararse pero el vino tinto con el que ha acompañado las empanadas exquisitas lo hace tambalear. Desiste.  Ya le han dicho que  somos inofensivas.
La mujer sigue asustada entre nosotras que la empujamos y no la dejamos escapar. Imponemos nuestra altura.
 Nos hacemos una seña y sincronizadamente nos apartamos un poco;  ella se escurre y entonces  tenemos  el gran placer de correrla.
¡ Ah, cómo nos divertimos!
-¡Help meeeee!
A todos los demás les ha dado un ataque de risa. Entonces viramos nuestro rumbo y el contingente de yanquis huye en desbandada justo cuando los paisanos iban a empezar a tocar la guitarra.
 ¿Serán gauchos auténticos o tan falsos como nuestra condición de llamas de llanura?
-¡Vamos, vamos! Que no se acerquen a la galería. ¡Contra el alambrado! –se desgañita mi compañera blanca.
Me da un poco de pena, pero me acuerdo  del vallecito tranquilo, de las piedras y los cardones  y de cómo nos arrancaron de todo aquello. Entonces corro con más fuerza.
 Así aprenden que no somos un número de circo.




6 comentarios:

  1. Me parece que las risas son justificadas. Corranlos más rápido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario. Aprecio que lean mis historias.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por el comentario. Aprecio que lean mis historias.

      Eliminar
  2. Muy bueno Gra, esas llamas de alguna u otra manera tienen que liberarse
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si, es su forma de resistir, jaja. Gracias por tu lectura y los comentarios.

      Eliminar
    2. Y si, es su forma de resistir, jaja. Gracias por tu lectura y los comentarios.

      Eliminar