martes, 24 de mayo de 2016


Un aporte a mi blog de Marisa Barrera


ANOCHECER TANGUERO 



Estaba oscuro, muy oscuro
la noche cerrada
sin luna acompañaba
aquella sala enrarecida
por el humo del tabaco.

A lo lejos, el bandoneón
se quejaba en su letanía
tal vez conocedor
de las penas de ese día.

Tabaco rancio
sonido magistral
del viejo fuelle matador
y allí, en una mesa
con lágrimas saladas
difusas, heladas
la perdida mirada
de un malevo tardío
de una época ida
de un tugurio porteño.

ya terminan los acordes
ya se apura la grapa
ya se secan las lágrimas
aprontando el cigarro

Sube la solapa
y sale a caminar
en esa noche cerrada.
Silencio...

 Marisa Barrera

2 comentarios:

  1. Puede ser que ya no se escuche tanto el bandoneón (aunque siempre es un placer para mi escuchar tangos),pero lograste transmitir el sentimiento de soledad que tal vez sea más frecuente en estos días en los que hay más medios y menos comunicación. Gracias Marisa!!!

    ResponderEliminar
  2. Puede ser que ya no se escuche tanto el bandoneón (aunque siempre es un placer para mi escuchar tangos),pero lograste transmitir el sentimiento de soledad que tal vez sea más frecuente en estos días en los que hay más medios y menos comunicación. Gracias Marisa!!!

    ResponderEliminar